Cleo, el caracol aventurero

cleo

Sandra Franco Álvarez participó en la presentación de parte de la obra del escritor Joaquín Nieto Reguera en la pasada Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria. Y lo hizo con una reseña de uno de los libros más aclamados de este autor, «Cleo, el caracol aventurero». La última versión de este relato, ha sido publicado por Mercurio. Reproducimos, el discurso completo de Sandra F. Álvarez.

“Les confieso que somos amigos, desde no hace tanto, pero hoy por hoy, nuestra amistad se ha quedado atrapada, como si de una telaraña se tratara, en mi corazón.

Quino, porque así le gusta que lo llamen los amigos, nos pidió amablemente que le acompañáramos hoy. Lo hacemos encantados. Es un día especial, lo vivimos como una fiesta. Nos hace felices estar sentados junto a él y a sus criaturas, que nunca nacieron por el azar, sino que vieron la luz, gracias al trabajo y al amor de Quino por la literatura y los más pequeños.

Nos encontramos, por tanto, ante un autor de largo recorrido, que se ha ocupado de forma incansable de la presencia de la animación lectora en las aulas, en donde él, se mueve como un pez en el agua.

Me gustaría hablarles brevemente de Cleo, un caracol viajero-aventurero, cuyo deseo es abandonar el seno materno y emprender rumbo a la ciudad. Por esas cosas que solo sabe el destino, durante el trayecto conoce a Quelula, de la que se enamora al minuto uno. Y aquí llega la primera prueba de su noviazgo: para tener el amor incondicional de esta bonita caracol, Cleo deberá cambiar el rumbo de su viaje y atravesar la finca “Las Araucarias”, llena de obstáculos, en busca de una concha que les sirva a ambos de nido de amor.

La finca está surtida de personajes hostiles a primera vista para nuestro amigo. Y nada mejor que la música para apartar dichos peligros. Y como “El que canta su mal espanta”, los desencuentros se transforman, gracias a la actitud de este molusco gasterópodo, en valiosos encuentros. Cleo irá dejando rastro en cada una de sus paradas. En cada una irá dejando semillas como la de la generosidad, la bondad, el aprendizaje, la astucia, la valentía, la confianza, la empatía, el amor… Pero la semilla de la esperanza es la que nos permitirá avanzar a pasos ligeros por las páginas de este libro.

Nuestro escritor, a posta, se vale de un escenario tremendamente cercano para él: Valsequillo, a la vez que nos deleita con los regalos que solo la Naturaleza es capaz de ofrecernos sin pedir nada a cambio. Bueno, algo, sí, su respeto.

Y concluyo. Este cuento es más que una aventura. Es el viaje de la vida. Un viaje en ocasiones lento, como los pasitos de Cleo el caracol aventurero y en otras, rápido como las zancadas peludas de Don Tejedor, la araña guardián de este bellísimo cuento”. (Sandra Franco Álvarez)

Be the first to comment on "Cleo, el caracol aventurero"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*