Cuando no encuentras tu casa.

Cuando no encuentras tu casa

Ángel Luis Luján Atienza, comienza su artículo «Lo maravilloso moderno surrealista y el lenguaje de la poesía infantil y popular» exponiendo que «La irrupción del surrealismo en la escena literaria de los años 20 del siglo pasado tiene una consigna clara: recuperar el sentido de lo maravilloso para la literatura culta».

Cuando uno se pierde, se aparta, se aleja de aquellos proyectos, situaciones, emociones y personas que representan algo en nuestras vidas.

He empezado haciendo estas dos apreciaciones porque no es de extrañar que «Cuando no encuentras tu casa» comience como lo hacen muchos cuentos, de los catalogados tradicionales: el personaje se pierde. Y no es un personaje cualquiera: eres tú el que «a veces te pierdes», porque la historia está escrita en segunda persona. Entonces, te ocurre «en la noche»; y por si todo esto te resultara poco, «no encuentras tu casa».

Maravilloso y encantador. La autora, Paloma Sánchez Ibarzábal, ha tocado las notas esenciales de la flauta mágica y yo, lector, he sido atrapado por una cautivadora y sencilla frase, esas que solo pueden escribir aquellas que saben lo que hacen. (Y de la que tenemos que aprender gente como yo).

Y además, porque existe un además, Joanna Concejo, la ilustradora, añade desde el primer momento todos los elementos necesarios para hacer que la realidad se mezcle con el mundo de lo imaginario, recuperando, como decíamos al comienzo de esta reseña, el sentido de lo maravilloso y extraordinario para la literatura. Cada ilustración es un sueño nuevo, que acaba y se prolonga, a la vez, con el siguiente.

De esta manera vas avanzando por la historia y vamos recorriendo nuestro mundo interior y reconociendo sueños hasta alcanzar el objetivo deseado: encontrar nuestra casa. ¿Lo conseguiremos?

«Cuando no encuentras tu casa», publicado por OQO editorial, no es apto para aquellos que busquen una lectura lineal ni superficial. Es un álbum que tiene que madurar en tus manos y disfrutarlo con paciencia. También debes  descubrir la luz que surge de cada ilustración. Cuando lo hagas, es probable que lo coloques en la estantería de tus favoritos. Ya yo lo he hecho.

Be the first to comment on "Cuando no encuentras tu casa."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*