Todo patas arriba

«Todo patas arriba» es un álbum ilustrado escrito por Pablo Albo e ilustrado por Viviana Bilotti, publicado por La Guarida ediciones (http://www.laguaridaediciones.com).

Pablo Albo (http://www.pabloalbo.com) se denomina así mismo «cuentista». Y es así de fácil definirlo. Su amplia bibliografía es un reflejo de la vocación narradora que manifiesta constantemente y el cuentacuentos y el escritor se funden en esta publicación. Yo lo conocí escuhándolo primero y dejándome aconsejar después. Lo que más me llamó la atención de él, y sigue haciéndolo, es su sentido del humor, su manera de reírse de sí mismo y de todo lo que le rodea, sin que te des cuenta. Por eso me gustó tanto «Todo patas arriba», porque me recordó a él, a su voz y porque la historia me atrapó y consigió que yo lo permitiera y me dejara llevar.

El comienzo es toda una declaración de intenciones. «Este cuento está al revés». Y a mi me dejó así, con el corazón por encima de la cabeza. Es un relato para los sentidos. Hay ruido, se oye; huele a pan tostado y mantequilla; la Luz estalla y aparecen fuegos artificiales; sabe a roscas y cotufas; suena la música y el griterío puede ser ensordecedor; y dos labios se tocan. Y es que el amor y el deseo es provocador, aquí y en Oymyakon, e imprevisible. La historia podría ser la de cualquiera de nosotros, o por lo menos yo desearía que fuese la mía. Y la narrativa de Pablo (disculpen la confianza) te va llevando de la mano, sin darte cuenta, hasta un final de esos que te dejan acurrudado, en calma, con la sensación de haber surfeado la ola de tu vida.

De la argentina Viviana Bilotti no conocía nada. Pero ha sido un gran descubrimiento (http://vivianabilotti.blogspot.com) y se ha ganado un seguidor. Es difícil crear conexión, que todo parezca un todo pero que a la vez respete la personalidad de cada una de las partes. Y ocurre en «Todo patas arriba». Las ilustraciones no solo acompañan al texto, sino que impregna a toda la historia de luz, música, color y fuerza. Los elementos se suceden, hilando las emociones, proponiendo, nunca imponiendo, estampas y escenas audaces, divertidas, plásticas y sutiles. Bilotti crea la atmósfera necesaria para que el lector pueda respirar el cuento.

Pues lo dicho, si quieres quedarte con las patas hacia arriba y provocarle un pequeño vuelco al corazón, no dejes de leer este libro antes de decidirte dar el siguiente beso.

Be the first to comment on "Todo patas arriba"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*