Un gran día de nada

Beatrice Alemagna lleva recibiendo reconocimientos desde finales de la década de los 90. Nos encontramos ante una ilustradora (y autora) que domina la ilustración y la capacidad de narrar una historia con soltura, firmeza y decisión. Y eso es lo que he descubierto en esta historia «Un gran día de nada», porque cuando acabas de leer el álbum tienes la sensación que la autora te ha llevado de la mano hasta donde ella quería, te ha surgido en la historia, te ha hecho partícipe y además, consigue que te veas reflejado en cualquier de los personajes.

Hoy en día tenemos tantos estímulos a nuestro alrededor que se hace difícil prestar atención a lo importante. Un batallón de colores, de números binarios, de tecnología, de botones y de redes que enredan, surgen de todos lados para atraparnos. Y aunque en este caso es una adolescente, nos ocurre a cualquiera de nosotros. Cada vez parece más complicado dedicarle tiempo a nuestro tiempo y necesitamos que un «compañero» virtual nos ayude a no sentirnos solos ni aburrirnos.

Una reflexión oportuna, magníficamente narrada, en el álbum «Un gran día de nada» que edita Combel y que, sin duda, vale la pena descubrir, porque el aburrimiento es una necesidad.

¿Pero que pasaría si un día desaparece todo el mundo virtual? ¿Si ocurriera un apagón tecnológico? ¿Si nos quedáramos sin cobertura? ¿Si un día no ocurriera nada?

Este libro es para los que creen en el poder de las cosas pequeñas y sencillas.

Be the first to comment on "Un gran día de nada"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*