Un mar de libros

El lobo hace huelga

Mientras leo «El lobo hace huelga» le voy poniendo voz. Es como si, en el silencio, me escuchara leyéndolo, o mejor, contándolo. Cuando eso ocurre, se produce una conexión especial con la historia. Te ves en ella, con ella. Te da igual cómo está escrita, si la traducción o no es buena, si la ilustración es más o menos común o si la edición aporta nada porque es más de lo mismo. Todo eso lo dejas a un lado. Entierras los análisis.

Te has enamorado de una historia.

Y ocurre que te vez en una biblioteca narrándola, transformándola en cuento, haciendo partícipe al público, provocando sonrisas, sorpresas… Ilusiona, resuena, la vuelves a escribir, de atrás para adelante y giras sobre ella. Le pones público. No puede ser cualquiera. Mejor que sean niños y niñas; si hay padres y madres mejor, aunque no es imprescindible. Pero si no han escuchados los clásicos… ¿la entenderán? Seguro que sí, se tragan quintas y hasta octavas partes por primera vez como si nada. Este público está entrenado… Incluso mejor… Así puedo crear la imagen que quiera y volcar en ella los elementos que desee. Porque «El lobo hace huelga» y yo con él.

Editorial Juventud
Christophe Pernaudet
Sébastien Chebret

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + tres =

Volver arriba
We use cookies in order to give you the best possible experience on our website. By continuing to use this site, you agree to our use of cookies.
Accept