titulo-provocando-historias
Blog,  Recursos

Provocando historias

Provocando historias es una actividad para motivar la escritura o la narración dentro del aula.

La motivación, como sabemos, juega un papel importante en el desarrollo y el resultado de las tareas que realizamos dentro del aula. Esta actividad que les propongo no es nueva. Aunque yo soy muy cauto con el concepto de novedad e innovación escolar. 

Les propongo unas tarjetas que son el inicio y desencadenantes de una historia, un relato, un cuento, una obra de teatro… Puede servir para cualquier nivel escolar con alguna que variación.

¿Qué podemos hacer?

  • Entregarlas de manera aleatoria,
  • Repartirlas en un sobre cerrado y que se tengan que abrir en casa,
  • Enviarlas por correo postal (sí, existe, aún se pueden enviar carta y recibirlas,
  • Irlas utilizando regularmente durante el ciclo escolar,

Hay cientos de fórmulas, pero dándole magia y vida. 

La tarea se pueden realizar:

  • de manera individual,
  • en parejas o grupos pequeños,
  • en familia,
  • de manera colectiva…

Aunque ya hablaré más detenidamente de este libro, Natalie Goldberg nos aconseja en su libro «El gozo de escribir», que, para hacerlo con profundidad, hay que:

  • leer bastante,
  • escuchar bien e intensamente,
  • escribir mucho.

¿Leemos lo suficiente en el aula? ¿Entrenamos la escucha activa? ¿Escribimos y dejamos escribir de manera libre, creativa y consciente?

Estos son los desencadenantes que te propongo:

La pirata que no sabía nadar

Esta es la historia de una pirata que no sabía nadar, que se mareaba desde que el barco zarpaba y que no sabía lo que era un catalejo. Un día…

tarjeta la pirata

La jefa

Ella era la jefa de una cuadrilla de siete gigantes que se dedicaban a molestar y asustar a todos los que cruzaban el bosque. Un día…

tarjeta 2 la jefa

Malas malísimas

La niña y su abuela eran malas malísimas. Una tarde se encontraron con un lobo tímido y lleno de complejos. Un día…

tarjeta 3 malas malísimas

El superhéroe tímido

Mi abuelo tenía poderes. Nunca se lo había dicho a nadie porque no le gustaba llamarla atención. Era un superhéroe tímido. Ayudaba mucha gente a escondidas. Un día…

tarjeta el superhéroe

El sótano

Aquel día no pudo salir a la calle. Llovía mucho. La tormenta había dejado al barrio entero sin luz. Sus padres no habían llegado de trabajar y la puerta del sótano estaba abierta. Nunca le habían permitido bajar, pero…

tarjeta el sótano

El muro

Estábamos jugando con la pelota. Marta le dio una patada tan fuerte que el balón pasó por encima del muro que rodeaba la casa abandonada. Decidimos ir a buscarlo. Nos metimos por un pequeño agujero y…

tarjeta el muro

El árbol

Siempre me habían contado que los árboles no podían moverse. Que sus raíces se enterraban en la tierra y se quedaban ahí para siempre. Pero aquí el árbol era diferente. Un día…

tarjeta el árbol

Besos volaos

Los besos volaos viajan de un lado para otro, haciendo felices a todos. Pero un día…

tarjeta besos

El dragón viejo

El viejo dragón se quedó sin fuego y sin fuerza. Ya no podía volar. Se sentía solo. Pero un día…

tarjeta dragón

El perro vagabundo

Mancha era un perro vagabundo. Andaba solo de un lugar para otro buscando siempre algo que comer un lugar calentito. Un día…

tarjeta perro

La abuela

Su abuela se pasaba las horas sola. Estaba triste y sonreía poco. Pero un día…

tarjeta abuela

Descargar el material (PDF)

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 7 =

Volver arriba
We use cookies in order to give you the best possible experience on our website. By continuing to use this site, you agree to our use of cookies.
Accept