Alex Falcón, el ilustrador que deja volar sus manos.

alex

Alex Falcón es un ilustrador grancanario autor de álbumes como «Marina», «Cuando los sueños viven» y «La hermana mayor». Durante su corta trayectoria profesional como ilustrador ha conseguido reconocimiento internacional participando en el ASIAN FESTIVAL OF CHILDREN’S CONTENT siendo así representante de la ilustración infantil española en el continente asiático y trabajando para plataformas internacionales como Minty de la agencia de ilustradores OWL AGENCY. También colabora con editoriales nacionales y organiza talleres de ilustración digital en el ComicFest Grancanaria. Está a punto de presentarse «El valeroso hombre delgado» (Miguel Ángel Guelmí, Alargalavida-Bilenio Publicaciones), libro en el que ha trabajado y diseñado la portada. Llega a ANIMALEC y se desnuda. Esta es su entrevista.

Hace poco leía en tus redes sociales un amargo relato sobre la profesión de ilustrador… Pero en cambio, tú has decidido serlo. ¿Y eso?

Hace aproximadamente tres años tenía un empleo estable, llevaba 15 años en la misma empresa, tenía una buena economía y vivía cómodamente, pero había un gran problema, no era feliz con lo que hacía, salía agotado mentalmente del trabajo sin ganas de nada, era muy estresante, la crisis económica había generado muchos despidos y éramos menos trabajadores para hacer el mismo trabajo que cuando había más compañeros, tenía la mente tan saturada que apenas dedicaba pequeños momentos al disfrute, trabajaba fines de semanas y días festivos. Me sentía frustrado, sabía que podía aportar mucho en mi puesto de trabajo pero debido a ciertas influencias exteriores las puertas a ser más creativo me las cerraban. Me di cuenta que apenas veía a mi familia y amigos por el desgaste que me generaba, fui perdiendo a seres queridos de los que apenas pude disfrutar en los últimos años de sus vidas por ese empleo y eso es algo que me costó aceptar, así que en un retiro vacacional de una semana decidí que me incluyeran en el siguiente ERE que iba a realizar la empresa, dije, ya no puedo más, fue una de las decisiones más difíciles que he tomado, sabía los riesgos a los que me iba a encontrar, que me iba a empobrecer, que quizás perdiera mi casa, pasara hambre, que debiese dinero al banco, que me convirtiera en un moroso, que tuviese que tirar de ayudas sociales o quién sabe, lárgame a otro país como miles de ciudadanos españoles para escapar de la miseria, pero aún así decidí marcharme, algunos me llamaron loco y otros valiente, mis seres queridos me apoyaron porque sabían que era infeliz y eso me ayudó a tomar la decisión para cambiar mi destino, salir de mi zona de confort me ha hecho vivir experiencias que jamás podría haber disfrutado, nunca imaginé que fuera a representar la ilustración española a nivel internacional, jamás creí que mis ilustraciones fuesen vistas por miles de personas en las estanterías de la librerías y que fuese a ser tan bien recibido y querido por mis lectores, que me hicieran reportajes en prensa, televisión y radio. Si me hubiese conformado trabajando en mi antiguo puesto de trabajo seguramente esta aventura no hubiese estado presente. La ilustración es mi pasión, la vida es muy corta como para dejar de hacer aquello que nos gusta y disfrutamos, no quiero vivir con la incertidumbre de pensar ¿y qué hubiese pasado si…?  Es cierto que es muy complicado vivir de ella, y más en España, donde la cultura de la picaresca y el hazme los dibujos gratis abunda, normalmente hay que compaginarlo con talleres, charlas y asistencias a festivales para poder vivir al 100% de ella. Yo apenas llevo un año y medio dedicándome a ello profesionalmente y me está siendo muy difícil obtener ingresos, donde incluso me he visto meses sin nada, mi día a día se ha convertido en una aventura y en un nivel de exploración interior que jamás me había planteado tener y aunque esté más pobre, con más incertidumbre y menos cosas materiales, he de decir que soy más feliz ya que hago lo que me apetece, he conseguido que mi alma sea libre de ataduras sociales y creo que es algo que todos deberían de hacer en sus vidas, buscar sus sueños, no ser conformistas y ser independientes. Tengo que ser sincero, me encantaría tener un empleo que fuese mejor que el anterior, que no absorbiera el 90% de tiempo y poder compaginar estabilidad económica con la ilustración, pero creo que eso es una utopía tal y como está la situación actual en nuestro país.

[…] he conseguido que mi alma sea libre de ataduras sociales y creo que es algo que todos deberían de hacer en sus vidas, buscar sus sueños, no ser conformistas y ser independientes.

¿Qué te gustaría ilustrar que aún no has hecho? ¿Porqué?

Me gustaría hacer un álbum ilustrado plegable, de esos que cuando abres las páginas las ilustraciones toman dimensiones y sobresalen del libro, son un espectáculo maravilloso. Aún no lo he hecho, primero porque no me lo ha ofrecido ninguna editorial y segundo porque llevo tan poco tiempo en el sector que mi meta principal es encontrar clientes, así que no me he planteado realizar un proyecto personal de este calibre,  gracias a Dios existe el crowfounding y no hay que ser dependiente de las editoriales tradicionales y esperar que acepten el manuscrito, me has dado una idea muy buena y la voy a apuntar en mi agenda como futuro posible proyecto, gracias.

Yo pienso que lo importante de la fotografía es la historia que no se ve. ¿Crees lo mismo con las ilustraciones? ¿Crees que siempre hay una parte que no se muestra para los demás podamos participar de tu trabajo sin sentirnos atrapado?

Por supuesto que lo creo, existe un trabajo muy duro y largo que no se percibe, horas de meditación, buscar soluciones, ser original, personal, creativo, cientos de apuntes en libretas, bocetos, quebraderos de cabeza, enfados con uno mismo porque el trabajo no sale tal y como querías, fechas de entregas, reuniones. Esa parte no se muestra al lector y es una pena, creo que lo realmente interesante es el proceso creativo en el que sumerge el ilustrador, el escritor o cualquier persona creativa. Me gustaría que los libros tuviesen apartados dedicados a todos estos procesos de trabajo ya que enriquecerían mucho más las obras y se conocería y valoraría mucho más el esfuerzo que hay detrás de cada obra.

En definitiva, ¿qué es ilustrar?

Ilustrar para mí es representar mi punto de vista de un texto, es convertir las palabras en imágenes, es soñar despierto, es dejar volar mis manos sobre los trazos, es explorarme a mí mismo, es sentirme responsable con el lector, es querer transmitir mis sentimientos y conceptos, es luchar contra el conformismo, es mi manera de ser libre.

Ilustrar para mí es volar mis manos sobre los trazos, es explorarme a mí mismo.

En tu proceso creativo, ¿qué importancia tiene el error?

Tiene muchísima importancia, forma parte del día a día y es la mejor manera de mejorar y de explorar nuevas técnicas y tendencias de mercado. Hay que aceptarlo como algo natural y no dar la espalda a la primera metedura de pata, el error es para mí un sinónimo de evolución y lucha. Creo que gracias a todos los errores que he cometido me he convertido en el ilustrador que soy ahora y el que aún está por venir, estoy deseoso de aportar más al mundo con mis imágenes y que puedan viajar conmigo por la imaginación, así que tendré que meter la pata mil veces más para conseguirlo.

Si tuvieras que hacer una ilustración de Álex Falcón, ¿cómo sería? ¿Qué elementos no podrías desechar?

Sería una ilustración con movimiento, con gran cantidad de texturas, con paletas de colores muy amplias, nostálgica, romántica, onírica. No desecharía jamás las texturas, creo que son parte fundamental en mis obras, no me gusta utilizar colores planos ya que me parecen artificiales y plásticos, no me transmiten nada.¿Nos podrías recomendar algunos ilustradores/as… una lectura y un álbum ilustrado?

La lista de ilustradores compañeros para recomendar es muy larga, pero voy a nombrar a mis favoritos, Shaun tan, Brian Wildsmith, Ezra Jack Keats, Maurice Sendak, Pablo Auladell, André Neves, Ajubel, Ana Juan, Gabriel pacheco, Oliver Jeffers, Chris Van Allsburg y un largo etc…

Voy a caer de clásico pero para lectura y álbum voy a recomendar El Principito y Donde viven los monstruos de Maurice Sendak, creo que son lecturas obligatorias para analizar y explorar por todos.

Alex Falcón, ilustrador del libro «El valeroso hombre delgado» from Alargalavida on Vimeo.

Be the first to comment on "Alex Falcón, el ilustrador que deja volar sus manos."

Leave a comment

Your email address will not be published.


*